skip to Main Content

“Dejaremos de sufrir con las inundaciones y el desbordamiento de aguas negras, gracias a la Alcaldía del Cambio”: Líderes de Bastidas y María Cristina

Hacia los años 1960 fue fundado Bastidas, un barrio que se consolidó poco a poco con la gente pujante que inició su vida en este populoso sector del oriente de la ciudad de Santa Marta. En esos años llegaron los primeros moradores de sector, como las familias López, Rada, Rodríguez, González, Bermúdez, Scoot, entre otras.

Con la esperanza puestas en la buena ubicación, el sector fue tomando más auge con el paso de los años, convirtiéndose en una zona atractiva para vivir, situación que lo valorizó y al mismo tiempo lo afectó, dado que muchas invasiones empezaron a crecer a sus alrededores. Fue así como a medida que Bastidas crecía, más barrios e invasiones se construían en las periferias.

Con el transcurrir de los años, llegaron los servicios públicos, las nuevas viviendas, el desarrollo de algunas infraestructuras y la construcción de una poza; pero también las lluvias, y con ellas, las aguas de escorrentías y el lodo que bajaba de los cerros, ocasionando inundaciones de las calles, rebosamiento de las aguas residuales, pilas de lodo y los insectos con sus enfermedades asociadas.

Todas estas situaciones las vivió en carne propia Carmen López Fontalvo, líder del barrio Bastidas, quien hoy recuerda todo el sufrimiento por el derramamiento de las aguas negras y las inundaciones. “Bastidas es uno de los barrios más antiguos de Santa Marta, donde siempre se nos inundaban las casas y antes de la canalización, el agua alcanzaba hasta un metro de altura dentro de nuestras viviendas. Hemos sufrido por punta y punta, como decimos los costeños: por las lluvias y las alcantarillas. Últimamente había vertimientos hasta en las temporadas de sequía”, afirma con tristeza la líder.

Ella recuerda a su padre Alcides Alfonso López Polo (QEPD); también a sus vecinos fallecidos, entre quienes estaban su tío Ernesto Scott y su esposa Josefa López de Scott, Jesús Peralta, Edmundo Cuello, Celso González, entre otros, quienes enfrentaron estas problemáticas.

También recuerda como su padre, con el agua en los tobillos, más de una vez tuvo que salir de la casa a poner tablas, sacos de arena o piedras en la puerta para contener las inundaciones. Adicionalmente, evoca otros momentos, en los cuales, los electrodomésticos y enseres de su vivienda se mojaron y dañaron por el agua que entraba a su casa y luego del cese de la lluvia, tocaba aprovechar el sol para secarlos, tratando de recuperarlos.

En otras ocasiones, el llanto de los niños, por miedo o angustia, la inquietaban, porque los pequeños temían ante el aumento de los niveles del agua, sobre todo cuando las lluvias, los truenos y las inundaciones, se registraban en las noches. En algunas circunstancias, le atemorizaba cuando sus vecinos decían que la planta de la poza de Bastidas, se había detenido, lo que impedía la evacuación de las lluvias.

Hay un dicho que menciona «después de la tempestad viene la calma», pero Carmen sentía que no era así, puesto que después que cesaba la lluvia venía una cantidad inimaginable de lodo que bajaba de los cerros, las calles intransitables, los malos olores, las enfermedades respiratorias y de la piel, y el hecho de tener que poner al sol los colchones mojados.

En fin, son muchas las situaciones que ella recuerda sobre la realidad de esa época. Hoy, los moradores de los barrios Bastidas, María Cristina, El Oasis, entre otros, ven con esperanza y confianza las obras del proyecto Malla Vial I, que desarrolla la alcaldesa Virna Johnson, a través de la Empresa de Desarrollo y Renovación Urbano Sostenible de Santa Marta, EDUS.

Gustavo Bermúdez, miembro del Comité de Obras del barrio Bastidas, y Nóviles Cabarcas, presidente de la JAC del barrio María Cristina, destacan que estos trabajos beneficiarán a muchos ciudadanos. “Se mejorará el sector y se quitará el problema que había en esta comunidad durante tantos años”, precisó Bermúdez.

Los líderes esperaban estas obras hace tiempo; hoy se están materializando por lo que agradecen a la Alcaldía Distrital, a la EDUS y a la firma A Construir S.A., la gestión, atención, dedicación, compromiso y responsabilidad, en la ejecución de estas labores que mejorarán la calidad de vida de la comunidad, evitando el desbordamiento de aguas residuales, ayudando a la evacuación de las aguas lluvia, aumentando el estado actual del espacio público y optimizando las vías para el tránsito vehicular.

Back To Top
Tamaño Fuente
Contraste